coronaviurs

¿Qué podemos hacer para evitarlo?
– Lávate las manos frecuentemente.
– Al toser o estornudar cúbrete la boca y la nariz con el codo o con un pañuelo.
– Tira el pañuelo inmediatamente y lávese las manos con un desinfectante de manos a base de alcohol, o con agua y jabón.
– Mantén una distancia de al menos un metro de las personas que tosen, estornuden y tengan fiebre.
– Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca.

Consulte aquí toda la información en torno al nuevo coronavirus así como las principales recomendaciones realizadas por el Departamento de Salud y Osakidetza para prevenir su contagio y saber qué hacer en caso de notar síntomas.

¿Qué es el Coronavirus?
Los coronavirus son una amplia familia de virus que se encuentran tanto ‎en animales como en humanos. Algunos infectan al ser humano y se ‎sabe que pueden causar diversas afecciones, desde el resfriado común ‎hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de ‎Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS).‎

¿Cómo se propaga?
Si bien no se conoce de forma precisa, por analogía con otras infecciones causadas por virus similares, parece que la transmisión sería a través del contacto con animales infectados o por contacto estrecho con las secreciones respiratorias que se generan con la tos y el estornudo de la persona enferma. Esas secreciones infectarían a otra persona si entran en contacto con su nariz, sus ojos o su boca.

¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas más comunes incluyen tos, dolor de garganta, fiebre y sensación de falta de aire. La mayoría de los casos se corresponde con una infección respiratoria en la que está presente la fiebre. Puede haber algunos casos de mayor gravedad, en muy pocas ocasiones la infección puede llegar a causar neumonía, en estos casos el paciente presenta dificultad importante para respirar y sensación de falta de aire, con fiebre alta mantenida.

En los pacientes graves que no responden al tratamiento y especialmente si tienen alguna enfermedad asociada previa, pueden sufrir complicaciones más graves, pudiendo llegar a fallecer. Los casos más graves, generalmente ocurren en personas ancianas o que padecen alguna otra enfermedad como por ejemplo, del corazón, del pulmón o problemas de inmunidad.